Porqué el nombre de Dios NO es Jehová y porqué NO se debe invocarlo

¡ACTUALIZADO!

VER PANTALLA GRANDE

  • Porqué es peligroso invocar el nombre Jehová
  • Y porqué tenemos en nuestras Biblias el nombre Jehová.
  • Porqué se dice que se perdió la pronunciación
  • Desde cuándo existe este nombre
  • Cuál es la prueba definitiva que Jesucristo y los apóstoles NUNCA llamaron a Dios de Jehová
  • Porqué sugiero que se retire el nombre Jehová inmediatamente de nuestras Biblias!
  • Porqué algunos cristianos usan SEÑOR en vez de Jehová o Yahweh
  • Qué Nombre debemos usar

Etc….

Más sobre: El Tema del nombre Jehová

¡COMPARTE ESTE ARTÍCULO CON TUS AMIGOS Y CON AQUELLOS QUE NO CONOCEN ESTAS VERDADES!

Anuncios

5 comentarios en “Porqué el nombre de Dios NO es Jehová y porqué NO se debe invocarlo

  1. El nombre de Dios en las Escrituras Griegas Cristianas
    Los expertos reconocen que el nombre de Dios aparece casi 7.000 veces representado con las cuatro letras del Tetragrámaton (יהוה) en el texto original de las Escrituras Hebreoarameas (también conocidas como Antiguo Testamento). Sin embargo, muchos dicen que no aparecía en el texto original de las Escrituras Griegas Cristianas (llamadas también Nuevo Testamento). Por eso, la mayoría de las versiones bíblicas actuales no incluyen el nombre Jehová en esa sección de la Biblia. Incluso cuando el Nuevo Testamento contiene alguna cita del Antiguo Testamento en la que está el Tetragrámaton, la mayoría de los traductores usan el título Señor en lugar del nombre de Dios.

    No obstante, la Traducción del Nuevo Mundo no hace eso. En total, emplea 237 veces el nombre Jehová en las Escrituras Griegas Cristianas. ¿En qué se basaron los traductores? En estos dos hechos: 1) Los manuscritos griegos con los que contamos hoy no son los originales. De las miles de copias que existen, la mayoría se hicieron como mínimo doscientos años después que los originales. 2) Para esa época, los copistas cambiaban el Tetragrámaton por el término Kýrios —que en griego significa “Señor”— o hacían copias de manuscritos donde ya se había hecho ese cambio.

    El Comité de Traducción de la Biblia del Nuevo Mundo consideró que había pruebas sólidas de que el Tetragrámaton aparecía en los manuscritos griegos originales. A continuación se detallan esas pruebas:

    En los días de Jesús y sus apóstoles, los manuscritos de las Escrituras Hebreoarameas contenían el Tetragrámaton en todos los lugares donde aparecía originalmente. Este hecho, que ya en el pasado casi nadie cuestionaba, quedó totalmente confirmado cuando en la región de Qumrán se encontraron manuscritos de las Escrituras Hebreoarameas que datan del primer siglo.
    En los días de Jesús y sus apóstoles, las traducciones al griego de las Escrituras Hebreoarameas también contenían el Tetragrámaton. Durante siglos, los expertos pensaron que el Tetragrámaton no aparecía en los manuscritos de la Septuaginta, una traducción al griego del Antiguo Testamento. Pero a mediados del siglo XX se descubrieron unos fragmentos muy antiguos de la Septuaginta que existía en los días de Jesús. Dichos fragmentos contienen el nombre de Dios en letras hebreas. Eso demostró que en la época de Jesús sí aparecía el nombre divino en las traducciones al griego de las Escrituras. Ahora bien, los principales manuscritos de la Septuaginta —como el Códice Vaticano o el Códice Sinaítico—, que son del siglo cuarto, no incluyen el nombre de Dios en los libros bíblicos de Génesis a Malaquías (donde sí aparecía en manuscritos anteriores). Por eso, no es de extrañar que en los manuscritos de esa época el nombre de Dios tampoco aparezca en el Nuevo Testamento, es decir, la parte de la Biblia que se escribió originalmente en griego.
    Jesús dijo en una oración a su Padre: “He dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer”
    Las mismas Escrituras Griegas Cristianas revelan que a menudo Jesús hizo referencia al nombre de Dios y que lo dio a conocer. Jesús dijo en una oración a su Padre: “He puesto tu nombre de manifiesto a los hombres que me diste del mundo”. Y añadió: “Les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer” (Juan 17:6, 11, 12, 26).
    En vista de que las Escrituras Griegas Cristianas son una continuación inspirada por Dios de las Escrituras Hebreoarameas, no parece lógico que de pronto desaparezca su nombre del texto. A mediados del primer siglo, el discípulo Santiago les dijo a los ancianos de Jerusalén: “Symeón ha contado cabalmente cómo Dios por primera vez dirigió su atención a las naciones para sacar de entre ellas un pueblo para su nombre” (Hechos 15:14). Si en el siglo primero nadie conocía o usaba el nombre de Dios, ¿qué sentido habría tenido que Santiago hiciera esta afirmación?
    En las Escrituras Griegas Cristianas aparece la forma abreviada del nombre de Dios. El nombre de Dios está presente en la palabra aleluya, que aparece en muchas Biblias en Revelación (Apocalipsis) 19:1, 3, 4, 6. Esta palabra procede de una expresión hebrea que literalmente significa “alaben a Jah”. Pues bien, “Jah” es la contracción del nombre Jehová. Además, muchos nombres que aparecen en las Escrituras Griegas Cristianas se derivan del nombre de Dios. De hecho, según explican diversas obras, el nombre de Jesús significa “Jehová Es Salvación”.
    Existen antiguas obras judías que muestran que los cristianos de origen judío usaban el nombre de Dios en sus escritos. La Tosefta —una colección escrita de leyes orales realizada en torno al año 300— les daba a los judíos las siguientes instrucciones sobre qué hacer con los escritos cristianos si había un incendio en día de sábado: “[Los Evangelios] y los libros de los sectarios [probablemente judeocristianos] no deben salvarse de las llamas; se dejan [para] que se quemen en su sitio, ellos y el nombre de Dios que contengan”. Según la misma obra, el rabí Iosí el Galileo, de principios del siglo segundo, explicó qué hacer con los escritos cristianos si ocurría un incendio en cualquier otro día de la semana: “Se recortan los nombres de Dios que contengan y se sepultan, quemándose el resto”.
    Algunos biblistas reconocen que es probable que el nombre de Dios apareciera en los pasajes de las Escrituras Griegas Cristianas que contienen citas de las Escrituras Hebreoarameas. La obra The Anchor Bible Dictionary, bajo el encabezamiento “El Tetragrámaton en el Nuevo Testamento”, hace este interesante comentario: “Hay indicaciones de que el Nuevo Testamento incluía originalmente el Tetragrámaton —el Nombre Divino, Yahweh— en algunas o en todas las citas que hacía del Antiguo Testamento”. Y el erudito George Howard indica: “Puesto que el Tetragrámaton todavía se escribía en las copias de la Biblia en griego [la Septuaginta], que constituía las Escrituras de los cristianos en el siglo primero, es razonable creer que los escritores del Nuevo Testamento, al citar de la Escritura, conservaran el Tetragrámaton en el texto bíblico”.
    Reconocidos traductores de la Biblia han usado el nombre de Dios en sus traducciones de las Escrituras Griegas Cristianas. Veamos varios ejemplos de esos traductores, algunos de los cuales publicaron sus obras mucho antes de que la Traducción del Nuevo Mundo existiera: en alemán, Dominikus von Brentano (Die heilige Schrift des neuen Testaments, 1791); en francés, André Chouraqui (Bible de Chouraqui, 1985); en inglés, Benjamin Wilson (The Emphatic Diaglott, 1864), y en portugués, Manuel Fernandes de Santanna (O Evangelho Segundo S. Mattheus, 1909). En español, Pablo Besson usó el nombre Jehová en Lucas 2:15 y en Judas 14 (El Nuevo Testamento, 1919). También lo incluyó en unas cien notas para indicar dónde probablemente aparecía en el texto original. Además, existen al menos seis versiones posteriores de las Escrituras Griegas Cristianas que emplean el nombre de Dios en las formas Yahvé, Yahweh y YHWH. Entre ellas están Evangelio: mensaje de felicidad (1969) y Los Hechos, las Cartas y el Apocalipsis (1973), ambas de Hermenegildo Zanuso, y la Biblia Peshitta en Español (2006), del Instituto Cultural Álef y Tau.
    Existen traducciones de la Biblia en más de 100 lenguas que contienen el nombre de Dios en las Escrituras Griegas Cristianas. Muchos idiomas de África, América, Asia, Europa y las islas del Pacífico emplean el nombre de Dios con frecuencia (vea la lista de las páginas 12 y 13). Quienes tradujeron las Escrituras Griegas Cristianas a esos idiomas decidieron incluir el nombre de Dios por razones similares a las explicadas anteriormente. ¿En qué idiomas se ha hecho esto? Por ejemplo, en 1999 se publicó la Biblia en rotumano, que usa 51 veces la forma Jihova en 48 versículos. Y en 1989 se publicó en una lengua de Indonesia llamada batako toba una versión que emplea 110 veces la forma Jahowa.
    El nombre de Dios en una traducción al hawaiano de las Escrituras Griegas Cristianas
    El nombre de Dios en Marcos 12:29, 30 en una traducción bíblica al hawaiano
    Queda claro que existen razones de peso para restituir el nombre de Dios, Jehová, en las Escrituras Griegas Cristianas. Y eso es justo lo que han hecho los traductores de la Traducción del Nuevo Mundo. Todos ellos sienten un profundo respeto por el nombre de Dios y un sano temor a eliminar cualquier cosa que estuviera presente en el texto original (Revelación 22:18, 19).

    Fragmentos de la Biblia en hebreo, griego e inglés
    Idiomas y dialectos en los que el nombre de Dios aparece en las Escrituras Griegas Cristianas
    Idioma o dialecto: Nombre de Dios
    Alemán: Jehova, Jehovah

    Aneitumés: Ihova

    Arahuaco: Jehovah

    Awabakal: Yehóa

    Bangui: Yawe

    Batako toba: Jahowa

    Benga: Jěhova

    Bolia: Yawe

    Bube: Yehovah

    Bulonso: Jehovah

    Chacobo: Jahué

    Cheroki: Yihowa

    Chin haka: Zahova

    Chippewa: Jehovah

    Choctaw: Chihowa

    Chuukés: Jiowa

    Coreano: Yeohowa

    Croata: Jehova

    Dakota: Jehowa

    Dobu: Ieoba

    Duala: Yehowa

    Efate del norte: Yehova

    Efik: Jehovah

    Endáu: Jehova

    Engando: Yawe

    Entomba: Yawe

    Español: Jehová, Yahvé, Yahweh, YHWH

    Ewé: Yehowa

    Fang: Jehovâ

    Fiyiano: Jiova

    Francés: IHVH

    Ga: Iehowa

    Gibario (dialecto del kerevo): Iehova

    Grebo: Jehova

    Hawaiano: Iehova

    Hebreo: יהוה

    Hiri motu: Iehova

    Ho-chunk (winnebago): Jehowa

    Holandés: Jehovah

    Ila: Yaave

    Iliku (dialecto del lusengo): Yawe

    Indonesio: YAHWEH

    Indostaní: Yihováh

    Inglés: Jehovah

    Kala Lagaw Ya: Iehovan

    Kalanga: Yehova, Yahwe

    Kalenjin: Jehovah

    Kerevo: Iehova

    Kiluba: Yehova

    Kipsigis: Jehoba

    Kiribatiano: Iehova

    Kisonge: Yehowa

    Kosreano: Jeova

    Kuanúa: Ieova

    Lao: Yehowa

    Lele de la isla de Manus: Jehova

    Lewo: Yehova

    Lingala: Yawe

    Logo: Yehova

    Lomongo: Yawe, Yova

    Lonwolwol: Jehovah

    Lugbara: Yehova

    Luimbi: Yehova

    Luna: Yeoba

    Lunda: Yehova

    Luo: Yawe

    Luvale: Yehova

    Malgache: Iehôvah, Jehovah

    Malo: Iova

    Marquesano: Iehova

    Marshalés: Jeova

    Maskelinés: Iova

    Mendé: Yewoi

    Mentavái: Jehoba

    Meriam: Iehoua

    Miené: Yeôva

    Misima-paneati: Iehova

    Mizo: Jehovan, Jihova’n

    Mohaqués: Yehovah

    Morlokés: Jiona, Jioua

    Motu: Iehova

    Mpongwe (dialecto del miené): Jehova

    Muskogee: Cehofv

    Naga angamí: Jihova

    Naga enteñí: Jihova

    Naga koñako: Jihova

    Naga lota: Jihova

    Naga mao: Jihova

    Naga santamo: Jihova

    Nandí: Jehova

    Narrinyeri: Jehovah

    Nauruano: Jehova

    Navajo: Jîho’vah

    Nembe: Jehovah

    Nengone (o mare): Iehova

    Nukuoro: Jehova

    Polaco: Jehowa

    Portugués: Iáhve

    Rarotongués: Iehova, Jehova

    Rerepo: Iova

    Rotumano: Jihova

    Sakao: Iehova, Ihova

    Samoano: Ieova

    Seneca: Ya’wĕn

    Sengele: Yawe

    Sesoto: Yehofa

    Sie: Iehōva

    Sranangtongo: Jehova

    Sukuma: Jakwe, Yahuwa

    Tahitiano: Iehova

    Tai: Yahowa

    Temne: Yehofa, Yehṓfa

    Tequé (ebo): Yawe

    Toaripi: Iehova, Jehova

    Tonga: Jehova

    Tongano: Jihova, Sihova

    Tshiluba: Yehowa

    Tsuana: Jehofa, Yehofa, Yehova

    Umbundú: Yehova

    Uripiv: Iova

    Wampanoag: Jehovah

    Xhosa: Yehova

    Zandé: Yekova

    Zulú: Jehova, YAHWE

    (Además, hay otras lenguas en las que el nombre de Dios aparece en notas a pie de página o en comentarios aclaratorios.)
    Más de 120 lenguas

  2. Excelente estudio sobre el nombre de Dios. Me pueden orientar al respecto de que tampoco es válido el nombre de Jesús, sino que debe nombrarse Yashúa o Yeshúa, es válido en ambos casos. En su presentación dice que se ampliará el estudio. ¿Me puede decir si esta presentación es la ya ampliada? Gracias.

    • Sobre el nombre de Jesus: Estoy haciendo un estudio sobre eso. Pero, al contrario de que muchos afirman, decir JESÚS tal como hablamos, no está mal, pues si vemos que desde la época de los Evangelistas, se registró el nombre de Jesús en diferentes lenguas y con sus variaciones. (Cuando en al cruz Pilato dejó escrito “Jesús nazareno rey de los judíos) …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s