50 – #Pentecostés: Cómo orar para recibir el Bautismo

image

¡Hoy se ha cumplido 50 días después de la Resurrección de nuestro Señor! ¡Qué expectativa! ¡Ha llegado el Pentecostés!

¡Cómo amamos aun más la Palabra de Dios! ¿Qué sería de nosotros sin la Palabra de Dios? ¡NADA!

Fue una gran bendición, o sea, una felicidad muy grande compartirles estos mensajes preciosos y saber que a muchos lo han ayudado en estos 50 días. A mí fue una sorpresa porque no tenía nada programado, ni sabía lo que iba escribir desde el Domingo de Pascua por la mañana. A medida que fue avanzando los días, Dios fue enviando el maná diario para que nos alimentáramos todos y aun ha sobrado mucho.

“Todos comieron hasta quedar satisfechos. Después los discípulos recogieron siete cestas llenas de pedazos que sobraron” (Mateo 15:37).

Pero, ¡eso no es un día de despedida! Hoy es un día en que Dios no apenas nos bautizará con Su Espíritu, ¡sino que nos enviará! El Espíritu Santo es como el viento que nada lo detiene. Él, desde adentro de nosotros, nos esparcirá para que sirvamos a Dios ganando almas.

Los 120 bautizados con el Espíritu (Hechos 1:15) quedaron unidos poco tiempo. Después de este Bautismo, ellos fueron dispersados por todos los rincones del mundo. Estaban distantes en el cuerpo, pero sus espíritus seguían conectados. No importaba la tribulación, la dificultad, la persecución. ¡Ellos estaban todos unidos eternamente! Eran 120 personas (contando hombres y mujeres juntos) y en aquel entonces, había exactamente 120 naciones en el mundo. ¡Este era un recado de Dios para ellos!

En casi todos los casos de bautismo con Espíritu en la Biblia, luego después que lo recibían, las personas iban y comenzaban a profetizar. Profetizar es hacer lo que hace un profeta: Dar el Mensaje de Dios. Profecía está muy lejos de significar “adivinación”, sino es lo que hace un “Vocero de Dios”, alguien que es la “Boca de Dios para este mundo”.

¡“Ir y profetizar” es lo que pasará después con un Ungido por el Espíritu!

¡Permítete ser llevado por el Espíritu! Abre tu boca y Él la llenará. No te preocupes con lo que vas a decir, pues nuestro Padre nos lo concederá. Apenas ¡ve y habla!

Lo mismo debe ser hecho en el momento en que estés delante de Dios este Domingo: No tengas miedo. La boca habla de la abundancia de tu corazón. Si tu corazón tenga fuego, hablarás en lenguas de fuego. No las detengas. Dios no puede y no va a darnos otra cosa que no sea lo que pedimos: Su Espíritu. Además, el Espíritu Santo ya está dentro de ti. Así que, lo que va a pasar es que vendrá su Poder sobre ti y “serás mudado en un nuevo hombre” (1ro Samuel 10:6).

¡El demonio NO puede entrar adonde ya habita el Espíritu Santo! Cuando recibas el Bautismo con el Espíritu, Él ya estará habitando en tu interior hace un tiempo. El Espíritu NO entrará dentro de ti apenas cuando hables en lenguas. Él ya vive adentro de ti.

Echa de ti todo pensamiento disperso. No estés tenso, no estés esperando nada que te haga perder la conciencia, el sentido. No tengas prisa. No te preocupes con lo que sientes, sino en hacer Dios sentir todo tu amor en tu adoración y alabanza.

“Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen” (Hechos 2:4)

Nota lo que dice arriba: ¡“Ellos comenzaron a hablar”! Ellos tuvieron que comenzar. Si no hablasen, nada sucedería. El trabajo del Espíritu es conceder lo que hablaremos, pero, a nosotros nos toca “comenzar a hablar”. Si no comenzamos, ¡estamos estorbando a Dios! Eso es todo.

No tendrás de pensar en lo que vas a decir, porque si así lo fuera, no sería el Espíritu que le estaría dando lo que hablar. No podrás entender lo que dices, pero, ten fe, abre tu boca y di lo que Dios te da. Aunque no lo digas tan fluidamente, pero, comienza a decirlo en cuanto te venga.

No debes estar preocupado durante la oración en hablar o no en lenguas, solo haz Dios sentir tu amor por Él y lo más Él lo hará. Cuando venga el Fuego en tu corazón y las lenguas, ¡abre tu boca y habla!

¡Qué el Señor Jesucristo derrame sobre tu vida el Espíritu Santo!

Escríbeme contando tu testimonio en los comentarios abajo:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s