49 – #Pentecostés: Las Dos Lluvias Proféticas del Espíritu

IMG_1200 La Palabra de Dios nos dice que hay dos lluvias especiales que caen sobre la Tierra Santa: La lluvia temprana y la lluvia tardía. La Temprana, que son las primeras lluvias en Israel, caen a fines de Octubre y las últimas lluvias caen al fin de Abril (Acuérdate que el año se inicia en Israel cerca de Septiembre, por eso que las primeras lluvias son en Octubre y las últimas en Abril).

¡Lo impresionante es que estas lluvias tienen que ver con profecías que se cumplirían en la Era Cristiana! Santiago, habla de una conexión entre las dos lluvias y el Regreso de Cristo:

“Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía” (Santiago 5:7)

Las lluvias serían una señal a observar para saber en qué tiempos estaríamos, si estaríamos o no en tiempo de la Cosecha de los frutos. Las lluvias lo marcarían.

Así también dijo el profeta Oseas:

“Y conoceremos, y proseguiremos en conocer al Señor; como el alba está dispuesta Su salida (aparecimiento de Sol), y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra” (Oseas 6:3)

El aparecimiento del “Sol de la Justicia” sería en tiempos de lluvia.

Por lo tanto, las lluvias tempranas y tardías marcarían el tiempo del Regreso de Cristo y de la Cosecha de los Frutos. Ahora, veamos con un poco más de detalles cómo se dan las dos lluvias, a ver si comprendemos lo que está por detrás de este simbolismo profético:

1- Las primeras lluvias marcan el tiempo de sembrar. Son tiempos que la semilla es puesta en la Tierra. Después se pasan algunos meses con unas pocas lluvias dispersas hasta que viene el tiempo de cosecha, cuando caen las fuertes lluvias tardías sobre la Tierra.

2- Las lluvias tardías son necesarias para madurar con perfección las cosechas. Es hora en que el trigo sembrado será arrancado de la Tierra. Es llegada la primavera e indica que el verano está cerca.

3- Al llegar el verano, la tierra se pone en breve seca y la vegetación se destruye. Es una estación de calor abrasador y de una sequía no interrumpida.

Ahora bien, ¡lo interesante que la lluvia, en sentido bíblico, es símbolo de Derramamiento del Espíritu Santo!:

“Porque Yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos” (Isaías 44:3)

Joel, considerado el profeta del Pentecostés, también dijo sobre las lluvias y el Espíritu Santo:

“Vosotros también, hijos de Sion, alegraos y gozaos en el Señor vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio. Las eras se llenarán de trigo, y los lagares rebosarán de vino y aceite…. Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones” (Joel 2:23-28)

Eso nos lleva a entender que habrían dos derramamientos impactantes sobre la Tierra: Uno en tiempos de la siembra (el inicio de la Iglesia en la Tierra) y un posterior, cerca del Regreso de Cristo (en la salida del Sol), cuándo marcaría el tiempo final, el tiempo de arrancar el trigo (iglesia) de la Tierra. ¡Eso sería el Arrebatamiento! Luego, después de la última lluvia, o la lluvia primaveral, vendría el verano que quemaría la Tierra (el símbolo de la Gran Tribulación, conforme Mateo 24:32).

Entre estas dos lluvias, habría un periodo de pocas lluvias dispersas. Y ¿no es exactamente lo que ha pasado en la historia de la Iglesia Cristiana? Desde el primer Pentecostés (registrado en Hechos 2:4) hasta estos días finales en que ha habido un derramamiento masivo del Espíritu en todo mundo, hemos sabido de un periodo en que poco se ha dicho sobre el Espíritu Santo. No ha habido testimonios históricos de derramamientos del Espíritu hasta que llegara el año de 1900 aproximadamente.

Las 2 Dos lluvias proféticas de la Biblia - Temprana y Tardía - Helio Colombe

Este Domingo en adelante, ¡ya no traigas paraguas!

Dios te bendiga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s