41 – #Pentecostés: El árbol malo y el árbol bueno

IMG_1170

Imagina dos árboles. Uno da mal fruto y otro buen fruto. Luego, los dos árboles son opuestos, contrarios. ¿Puede un árbol dar el fruto del árbol opuesto? No. Un árbol bueno no puede dar mal fruto (Mateo 7:18).

¿Qué tipo de árbol somos? Un único mal fruto existente nos desenmascararía. Nos diría que no somos el buen árbol. En la epístola a los Gálatas están descritos los dos árboles. Uno es el árbol de la carne y otro es el árbol del Espíritu. No podemos estar en los dos árboles a la vez. No podemos llevar fruto de uno y de otro: No se puede tener fe y a la vez idolatría; no se puede tener amor y fornicación. No se puede ser fiel y a la vez adúltero. No se puede tener mansedumbre y paciencia y a la vez enemistades, pleitos, iras y envidias. No se puede tener dominio propio (templanza) y a la vez borracheras y glotonerías. O somos ramas de uno o de otro. ¡No podemos dar dos tipos de frutos! Eso es imposible.

Por lo tanto, debes ahora hacer un examen sincero de tu vida y ver si has practicado una de estas obras de esta lista. Si eres dominado por una de estas obras, no tienes la presencia de Dios adentro, no eres un nacido de nuevo (en seguida te digo qué hacer):

“Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios (Gálatas 5:19-21)

1) Las obras carnales relacionadas a la sexualidad: adulterio, fornicación (sexo antes del compromiso del matrimonio), inmundicia (todo tipo se sexualidad condenada por la Biblia), lascivia (imaginaciones sexuales ilícitas).
2) Las relacionadas con la espiritualidad: idolatría (eidolon=imagen, figura. Latría=devoción), hechicerías (todo tipo de relación espiritual con otros espíritus que no sean Dios, ocultismo, horóscopo, adivinanzas…).
3) Las relacionadas con la amistad: enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones (dividir hermanos), herejías (ideas antibíblicas), envidias, homicidios (el odio es el principio homicida).
4) Las relacionadas con vicios y daño al cuerpo: borracheras, orgías (glotonería).

¡No podrás recibir el Bautismo con el Espíritu Santo si no eres siquiera convertido a Cristo de todo corazón! Si no hiciste morir  estas obras de ti, no puedes avanzar más. Aunque ores, hasta la muerte, nunca tendrás bendición de la parte de Dios para nada. Si, por ejemplo, eres envidioso o mentiroso, aunque seas de mucha oración, eso no te va a justificar. Te estás engañando.

¿Cómo puedes anhelar el fruto de Dios y el fruto del diablo? Es cierto que nuestra naturaleza es corrompida y contaminada. Siempre el pecado residirá adentro de nosotros (hasta la resurrección del cuerpo). Pero, los que poseen la presencia del Espíritu Santo (su habitación) y están entregados al control de Él, no son dominados por estos males. Realmente nacieron del agua y del Espíritu Santo y son nuevas criaturas.

Si no vivimos naturalmente (espontáneamente) esta “Vida del Espíritu”, es señal que no tenemos a Cristo adentro, tampoco estamos preparados para ser revestidos de Poder para ser testigos. ¿De qué queremos ser testigos o modelo? ¿De una vida pecaminosa o de la verdadera transformación que Dios hace? Tenemos que ser primero lo que queremos que los otros sean.

Hay muchas personas que no tuvieron una real transformación de sus vidas y insisten en hablar en lenguas. Ellas quieren el Espíritu apenas para presumirse más ante las demás. Ellas quieren servir a Dios pero están sucias y el diablo sabe de ello. Luego, ellas serán desmoralizadas públicamente porque es así que los demonios trabajan. Las ponen en un pedestal después las avientan de allá. No insistas tanto en “hablar en lenguas” si el pecado aun te domina. Eso será peligroso.

¡Estás en gran peligro, amigo mío! No creas que estás bien con Dios y lleno del Espíritu, porque eso no es cierto. Tienes que morir para nacer. Y este milagro apenas Dios te puede dar si lo buscas de todo corazón. Infelizmente no estás listo para ser usado por Dios. Mientras sigas entristeciendo el Espíritu, Él no te bautizará con Poder.

Si te sientes un esclavo sin resistencia, sin fuerzas. Que nunca logras vencer tus impulsos malignos y siempre tropiezas en la misma piedra. Debes ahora mismo, no dejando que esta tristeza se vaya, confesar a Dios lo que eres, reconocer tus mentiras, tu vida de disfraz. Debes decirle a Dios con todas las palabras, sin censura o medias palabras, lo que cometes, lo que realmente eres sin máscara. No debes distraerte con nada, ni dejar que esta vergüenza se esfume. Aprovecha la ocasión que te sientes así: Avergonzado y desanimado por tu estado. Ve a Dios con este corazón quebrantado y que siente su propia miseria. Confiésale quien eres y lo que haces sin censura. Humíllate pidiéndole salvación. No dejes nada pendiente. No salgas de ahí hasta desahogarte de todos tus pecados y de todo lo que eres. ¡Basta ya!

Mañana te mostraremos la bendita Obra del Espíritu en la vida de un arrepentido y entregado a Dios. Nada está demasiadamente perdido, pero si no hagas nada ahora mismo, será definitivamente tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s