37 – #Pentecostés: El Espíritu sobre los gentiles: ¡Sin estorbos!

image

“Si Dios, pues, les concedió también el mismo don que a nosotros que hemos creído en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo que pudiese estorbar a Dios?” (Hechos 11:17).

Estas fueron palabras del apóstol Pedro tras la admiración que en los gentiles (pueblos no judíos) les fuera derramado el Espíritu Santo. No hubieron tampoco los mismos sucesos como los del Día de Pentecostés (como un viento fuerte, un estruendo, etc…), pero, mientras oían por primera vez el Evangelio, ellos, antes que Pedro siquiera orara, también comenzaron a hablar en lenguas. 

Fue un ejemplo sobrenatural de Bautismo con el Espíritu Santo aun antes de ser bautizados en las aguas. (Es bueno percibir con ello que los dos bautismos son distintos). Pedro, entonces, les bautiza en las aguas porque no podían rechazar el bautismo para salvación.

Lo más común es que todos seamos bautizados en las aguas antes de ser bautizados con el Espíritu Santo, pero, debemos entender que ¡el Espíritu Santo no sigue reglas! Él es Dios y actúa libremente.

Lo que vemos en este pasaje (Hechos capítulos 10 y 11) es que el Espíritu no puede ser negado, no puede ser retrasado por hombres, no puede ser exclusivo de una raza. Que el Espíritu Santo tiene prisa de actuar y hacer Su Obra, que Él no está restringido a prédicas y enseñanzas de hombres. Nosotros, los hombres, es que ponemos estorbos y complicaciones. No es el hombre que decide quien va o no recibir el Bautismo con el Espíritu Santo.

Pedro reconoció eso al pensar: “¿Quién era yo para estorbar a Dios?”. ¡Negar que aquella experiencia era real sería estorbar a Dios! Ciertamente existe el “fugo extraño” pero, ¡más cierto aún es que existe el Fuego Verdadero! El bautismo con el Espíritu no es la misma cosa que el bautismo en las aguas. No puede ser negado o dudado. ¿Quién es el hombre para discutir contra Dios? Sé Dios verdadero y mentiroso todo hombre (Romanos 3:4).

UN PLANTEAMIENTO CONTRARIO A LO QUE ACABO DE EXPLICAR:

Hay una objeción explicada por los que niegan la experiencia del Bautismo con el Espíritu Santo que dicen que este pasaje no significa que todos podemos hoy ser bautizados con el Espíritu, pues lo que pasó en este episodio bíblico fue que estos gentiles fueron bautizados con el Espíritu de manera representativa, es decir, que ellos recibieron el Espíritu como representantes de todas las demás razas.

Bueno, si esto es cierto, luego, el bautismo en las aguas que Pedro les ordenó recibir, ¡también fue representativo! Así que, si el bautismo en el Espíritu fue simbólico y representativo, el bautismo con aguas también lo debe ser considerado así. Eso significaría que ningún otro gentil en toda historia debe ser bautizado en las aguas ya que estos del capítulo 10 de Hechos ya lo recibieron por nosotros. ¿No es eso incoherente?

Si alguien ya fue bautizado en el Espíritu en mi lugar, la salvación también debe ser así de representativa. O sea, otra persona en el pasado, ¡ya debe haber recibido la salvación en mi lugar! Entonces, no necesitaría arrepentirme de mis pecados, pues alguien ya lo hizo en mi lugar en épocas pasadas. Bastara entrar en un templo que automáticamente estaría salvo. Sin que necesitara hacer nada, tampoco recibir, tampoco buscar…

Nadie va a recibir el Espíritu Santo o la salvación en tu lugar, tampoco nadie será tu representante en términos de salvación y experiencias personales con Dios. Dios aún sigue tratándonos de manera individual.

Lo contrario es ilógico y absurdo.

H.

¿Quieres ser más bendecido? ¡Compártelo!




Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s