34 – #Pentecostés: El Espíritu descenderá sobre un Holocausto

Dios es Fuego Consumidor (Hebreos 12:29). Su Espíritu es simbolizado por fuego. Cuándo Él nos habla es como fuego encerrado en el corazón (Jeremías 20:9).

¿Cuál es el significado del sacrificio de Elias que trajo el Fuego?

.
PRIMERO: EL HOLOCAUSTO DE LA LEY Y EL DE HOY

Para entender este tema es necesario entender que el Antiguo Testamento fue una Antigua Alianza entre Dios y los hombres basada en TIPOS.

¿Qué son tipos? Son figuras simbólicas de lo que estaba por venir.

El Nuevo Testamento explica que lo figurativo, lo simbólico y representativo se cumple hoy con sus significados reales (no más simbólicos):

La Ley tenía “la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas” (Hebreos 10:1).

¿Se acuerda que antes nuestra fe solo era apoyada en puros símbolos? Era una religión de símbolos, ¡de tantos símbolos!. Pero, al llegar Jesús, se acaban los símbolos para que vivamos no más en sombras sino en una realidad espiritual con Dios.

El ofrecimiento del Holocausto antes de Cristo era la sombra, la figura, el tipo de algo que estaba por venir. Con la llegada del Señor Jesús, ya no vivimos más en sombras, nuestra fe no más está en las sombras o figuras. Sino en la realidad que ellas anteriormente simbolizaban.

“Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron: las cosas que se ofrecen según la ley” (Hebreos 10:8).

El significado real para el antiguo holocausto es una “entrega total”, pues el holocausto era un sacrificio ofrecido por una persona que debería quemarlo totalmente a Dios. No debería restar sobras de nada: ni para recuerdo, ni para el ofrendante, ni para el sacerdote, en fin, no se guardaría ni se reservaría absolutamente nada. ¡Es todo para Dios!

¡Este es el significado de holocausto hoy! Una entrega total sin reservas, sin guardarse nada, debe realizar el que se acerca a Dios. Una entrega real del YO.

.
SEGUNDO: QUÉ OCURRÍA CUANDO LAS PERSONAS OFRECÍAN ESTE TIPO DE OFRENDA

Quien ofrecía el holocausto era con la intención de atraer la presencia de Dios para sí. Era una sacrificio para atraer a Dios y adorarlo (ya fue explicado qué es adorar). Y para adorar a Dios, se hacía falta Su Presencia allí. El ofrecimiento del holocausto hacía venir la Presencia Divina.

Ahora bien, ¿Crees que partió de Elias la decisión de hacer el holocausto y ver el Fuego caer? NO. ¡Elias apenas estaba siguiendo las antiguas orientaciones de Dios creyendo en Su Palabra de que Él prometía aparecer!

El sacrificio de holocausto fue ordenado por Dios desde Moisés con la promesa de que al ser ofrecido, la Presencia de Dios se manifestaría allí. Esto está en Éxodo 29:41-43 que, diariamente, había las horas exactas de ofrecer el holocausto y eso haría que la Presencia Divina viniera al pueblo. ¡Ya era una promesa bien definida! El pueblo al hacer el holocausto estaba llamando la Presencia de Dios para junto de ellos.

Además, se ofrecía el holocausto los hombres que quisiesen reatar su relación con Dios (comunión) ofrecían holocaustos que eran considerados “ofrendas de paz”, es decir, que rehacía la paz entre los hombres y Dios. Por lo tanto, para esto servía el sacrificio de holocausto en el pasado:

1) Para atraer la Presencia de Dios allí (invocación) y adoración;
2) Para reatar su comunión con Dios, restaurar la paz con Dios.

Nadie ofrecía holocaustos para peticiones materiales, sino apenas con estos dos propósitos.

TERCERO: HOMBRES DE DIOS INVOCARON LA PRESENCIA DIVINA POR MEDIO DEL HOLOCAUSTO

Es interesante que mucho antes de Elias, esto fue hecho por David cuando quiso que la Presencia de Dios se volviera a él:

“Allí David construyó un altar al SEÑOR y le ofreció holocaustos y sacrificios de comunión. Luego oró al SEÑOR, y en respuesta Dios envió fuego del cielo sobre el altar del holocausto” (1ro Crónicas 21:26)

Es decir, David también conocía este secreto. Y antes mismo de Elias ofrecer holocausto, orar y hacer caer fuego del cielo, David ya lo había hecho por fe en lo que Dios ordenó en el pasado.

El profeta Elias también conocía esta palabra muy bien. Él quería ver a Dios (su Presencia a través de Fuego). ¿Qué, entonces, por la Ley él tendría que hacer? ¡Holocausto! Y porque ya no hacían más holocaustos en Israel, el altar estaba destruido. Fue cuando dice la Biblia que en “la hora de ofrecer el holocausto” (1ro Reyes 18:36) él reconstruye el altar. Elías sabía de esta hora conforme la ley predecía en Éxodo 29:41-43, sabía que David (antes de él) había hecho su holocausto y había caído fuego, y por lo tanto, había propuesto este desafío de creer y obedecer a la Palabra de Dios.

“Entonces cayó fuego del SEÑOR, y consumió el holocausto” (1ro Reyes 18:38)

CUARTO: QUÉ ELLO SIGNIFICA PARA NOSOTROS HOY DÍA

El ofrecimiento del holocausto y el descenso del Fuego del Cielo son figuras, sombras pasadas del Antiguo Testamento que antes querían dejar simbolizada la verdad que:

Si hoy queremos que los cielos se abran y caiga el Fuego Divino sobre el holocausto, ¡nosotros debemos transformarnos en holocaustos vivos! Dios desciende sobre el holocausto y lo consumirá. Dios busca holocaustos vivos. Hombres y mujeres que estén entregados al 100% a los propósitos y Voluntad de Dios. Qué no estén tan interesados en hacer sus propias vidas, sino en vivir a Cristo. Dejarlo vivir por medio de nosotros. Poseer (consumir) nuestras vidas completas. Los hombres que se entreguen a este holocausto de sí mismos recibirán el Fuego de Dios rebosantemente.

“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional” (Romanos 12:1)

¡Compártelo si lo consideras útil a un amigo!
H.

Anuncios

Un comentario en “34 – #Pentecostés: El Espíritu descenderá sobre un Holocausto

  1. ATENCIÓN: Con Salomón, esto también pasó (un versículo muy interesante) – Antes de Elías!:

    2 Crónicas 7:1
    ​”Cuando Salomón acabó de orar, descendió fuego de los cielos y consumió el holocausto y los sacrificios; y la gloria de Jehová llenó la Casa”. -> Fuego, Holocausto, “llenó la Casa” (el corazón lleno de Dios): Todo relacionado en un mismo pasaje.

    Además, la Ley también decía:

    Levítico 6:12-13
    “»El fuego encendido sobre el altar no se apagará, sino que el sacerdote pondrá leña en él cada mañana, acomodará el holocausto sobre él y quemará sobre él las grasas de los sacrificios de paz. El fuego arderá continuamente en el altar: no se apagará” -> ¡holocausto y fuego siempre relacionados!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s