19 – #Pentecostés: Si tu hermano tiene algo contra ti

image

Nuestra espiritualidad depende mucho de nuestras relaciones con el prójimo. Quien está bien con Dios está bien con el prójimo, pero no siempre el inverso es cierto.

“Por tanto, si traes tu ofrenda al altar y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar y ve, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces vuelve y presenta tu ofrenda. Ponte de acuerdo pronto con tu adversario, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al guardia, y seas echado en la cárcel” (Mateo 5:23-25).

Antes que ofrezcamos nuestro culto a Dios, chequemos bien si alguien tiene algo en contra de nosotros. Lo primero a ser visto es si hemos hecho algo injusto, dicho, herido, defraudado a alguien. Si hemos dejado alguien con rencores de nuestra persona. ¿Sí, lo recuerdas? Entonces, no prosigas en tu servicio a Dios hasta que te hayas reconciliado. Caso contrario, Dios no aceptará tu ofrenda, servicio, alabanza, etc.

Me acuerdo de un hecho triste sobre un hermano que se destacaba en la iglesia por sus oraciones y hasta mismo enseñanzas bellísimas que daba dentro del Templo. Sin embargo, dentro de casa agredía su esposa con todos los tipos de agresiones: Verbales, físicas, etc. Este hombre llegó al punto de dejar su mujer por la justificación de que ella lo estorbaba en “su ministerio”. Resultó que ambos divorciaron, ella dejó aquella iglesia, y él apenas “lavó la cara” y volvió a sus quehaceres dentro de aquella iglesia. Rápidamente se casó con otra “hermana” más joven y siempre hablaba con enojo de su anterior esposa. La ex mujer quedó con la fama de mala, de bruja, de leprosa. Él, por su lado, siguió “su ministerio” como si nada hubiera pasado. Pero, su mujer estaba dañada, herida y malhablada por todos.

Pero, conforme las palabras de Señor Jesús aquí arriba, ¿será que este hombre estaba apto para realizar cualquier buena obra para Dios? ¿Será que él estaba apto para “bendecir” los demás? ¡Es obvio que no!

Los problemas de relaciones interpersonales generalmente involucran tres casos:

1- Cuando yo he causado algo en la vida de otro,

2- Cuando otro me ha causado algo en mi vida,

3- Cuando ambos causamos algo mútuamente.

Trataremos estos puntos de aquí en adelante, pero por hoy, lo que vale es:

SI QUEREMOS AGRADAR A DIOS, Y SER SALVOS, BUSQUEMOS LA PARTE AFECTADA Y TRATEMOS DE RECONCIALIARNOS

TODOS LOS MENSAJES DE PENTECOSTÉS EN: http://wp.me/P3feJL-7H

Mañana seguiremos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s