Justino Mártir

PEQUEÑAS BIOGRAFIAS

Un joven filósofo que buscaba la Verdad había emprendido un grande viaje. Cierto día, mientras andaba y meditaba por el Mar Mediterráneo, un anciano caminaba tras él y comenzó a platicar con Justino.

El anciano le hizo preguntas escudriñadoras al saber que éste era un filósofo. Justo nunca supo quien era el anciano, tampoco lo encontró después, pero al terminar esta conversación, descubrió el vacío que existía en toda la filosofía humana y se dio cuenta que la Fe cristiana era la única Verdad. Su corazón ardía y su interés de estudiar las Escrituras le nació en aquel momento.

Aun después de convertirse, Justino siempre ponía su túnica de filósofo y así evangelizaba los filósofos paganos de su época. Se dedicó a aclarar el significado del cristianismo a los romanos cultos y convergió a muchos, cultos e incultos.

Justino fue martirizado en el año 165 y fue conocido después de su decapitación como Justino el Mártir, el grande apologista de la iglesia primitiva.

Fuentes:

Historia del Pensamiento Cristiano, de Justo L. Gonzalez.

Cuando el Cristianismo era nuevo, de David W. Becot, Scroll Publishing.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s