El alto precio de dar lugar al diablo

Lo que todos deben tener por cierto es que cuándo uno peca, él da lugar al diablo, que tendrá un limitado y cierto acceso a algo de su vida. Trataremos de un ejemplo bíblico para explicarlo: El ejemplo del Rey David.

¡A pesar que hay una dificultad ahí! Dice la traducción que “Dios envió peste en Israel”. Que David cayó en las manos de Dios. Que éste se restauró con Dios a través de un holocausto.

¿Por qué dice la Biblia que Dios envió peste en Israel para que muriesen? ¿Es Dios el autor y el causante de los males como castigos a su pueblo? ¿Se podría responder a eso que es porque era en tiempos del Antiguo Testamento? ¿Dios envía el diablo para corregirnos? En fin, ¿cómo podemos entender pasajes difíciles como la del cap. 21 de Crónicas? Así que, hay mucho que explicarles aquí. ¿Están listos?

El pasaje: (1ro Crónicas 21:1, 13-15).

“Se levantó Satanás contra Israel e incitó a David a que hiciera censo del pueblo…
… David respondió a Gad:
—Estoy en grande angustia. Prefiero caer en la mano del SEÑOR, porque sus misericordias son muchas en extremo, que caer en manos de los hombres.
Entonces el SEÑOR envió una peste sobre Israel, y murieron setenta mil hombres. Envió el SEÑOR el ángel a Jerusalén para destruirla; pero cuando ya estaba destruyéndola, miró el SEÑOR y se arrepintió de aquel mal, y dijo al ángel que destruía: «¡Basta ya! ¡Detén tu mano!». El ángel del SEÑOR estaba junto a la era de Ornán, el jebuseo”

Dividamos el estudio en 3 partes:

1ra parte:
¿ES DIOS EL AUTOR DE NUESTROS PROBLEMAS DESPUÉS DEL PECADO?

David había reconocido su pecado, había estado terco en la decisión de hacer censo en Israel, el diablo lo incitó a ello, y aun avisado por su general del ejército, insistió en el error. Con ello, dio lugar al diablo (como dice Efesios 4:27). Problemas estaban aconteciendo, problemas gravísimos, no apenas con él, sino con su pueblo. ¡El pueblo pagaba por la terquedad y ceguera del líder! David a lo mejor, no pensaba que una actitud suya tan insignificante a sus ojos le traería tanto dolor y perturbación…

David estaba arrepentido, pero el problema ahí estaba. ¿Cómo librarse de todo eso? Voy a responder en la 3ra parte. La pregunta es: ¿Quién a principio le traía los problemas, las consecuencias de su falla? ¿Dios o satanás? ¿Era Dios que lo castigaba?

El versículo 14 dice que “Dios envió una peste en Israel y murieron setenta mil”, y el 15 también usa el mismo verbo en español: “Envió el SEÑOR el ángel a Jerusalem para destruirla”. Echemos un poco de luz a eso.

Aunque en español, se usa el mismo verbo “ENVIAR” en los dos versículos, pero, en hebreo no fue usado el mismo verbo:

Adonde dice. “Dios envió una peste en Israel”, se usa la palabra “nathan” en hebreo (נתנּ) que nunca significa al pie de la letra “enviar”, sino, dar, poner, establecer, conceder, PERMITIR. Este verbo también aparece en Éxodo 3:19 y 23 cuando dice que: “Faraón no les dejaría (permitiría) ir el pueblo…. y haré (permitiré) que el pueblo halle gracia a los ojos de los egipcios”. Es decir: No tiene nada que ver con “enviar”.

Luego, al entender eso, claramente vemos que Dios no es el autor de la peste, sino que permite aquel mal. Se cumplió que: “la paga del pecado es la muerte” (Romanos 6:23).

El rey con su pecado dio lugar al diablo, es decir, David permitió el diablo tentarle y hacerle caer, ahora, Dios permitía que el mismo diablo actuara, hasta que hubiera una restauración completa.

Ya el versículo siguiente (15) dice que “Dios envió un ángel para destruir”. Aquí, el verbo “ENVIAR” está traducido al pie de la letra. Significa integralmente “enviar”: En hebreo “shalach” (שׂלח) enviar, en algunos pocos casos: deixar suelto, expulsar. (Aparece también en Éxodo 3:10, cuando Dios envía a Moisés a su misión).

Notemos la diferencia en este caso, Dios por causa de su Ira, iba a desquitarse en Jerusalén, la espada del ángel ya estaba desenvainada. Pero, este angel, enviado de Dios, no actuó de inmediato. Sino que se paró, esperando una orden final. Dios siempre da a todos tiempo para que arrepienta. Ojalá si todos lo aprovechasen.

MAÑANA seguiré publicando la continuación de este mismo post. Vuelve a visitar y compártelo en tus redes. . .
Aquí mismo, la segunda y tercera parte:
La disciplina de Dios, nuestro Padre.
La Restauración por medio del sacrificio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s