El pecado preferido de los #ENVIDIOSOS

evil eye ojo de envidia que es la codicia

Qué es la codicia:

Das un dinero a un subordinado tuyo y lo ordenas que haga algo de una determinada manera. Cuando él regresa, te dice que no hizo de aquella manera que mandaste pues él encontró una forma “mejor” para usar el dinero. ¡Eso no parece, pero es un gran problema!

Si analizas lo que ocurrió en la mente de esta persona en el transcurso del camino descubrirás que en algún momento, él cometió dos errores:

1ro- Menospreció tu orientación, orden y decisión. (Para él, lo que tú decides y dices no vale nada).

2do- Él codició aquel dinero (Te digo porqué:).

Mientras él caminaba con el dinero en la mano, él pensaba en otra manera de usar aquel dinero cómo si fuera de él. A lo mejor hasta comentó consigo: “Ah! Si este dinero fuera mío, yo no lo usaría de esta manera!”. Probablemente, fue tentado a robarlo. En estas palabras, vemos una punta de un peligroso iceberg: La codicia.

La codicia es desear lo que no es suyo. Es imaginarse con lo que pertenece al otro. Entre las tantas formas ya conocidas y antiguas de codicia, en los tiempos modernos existen otras que están de moda: Como por ejemplo, la codicia POR EL PUESTO DEL OTRO.

Fue justo esta codicia que estaba en satanás antes de caer del cielo: “sobre las alturas de las nubes subiré y seré semejante al Altísimo” (Isaías 14:14).

De todos los pecados nombrados en la Ley de Dios, la codicia es el pecado secreto. Es un pecado del corazón. Que solo se sabe que lo cometió la propia persona. ¡¡¡El compañero nunca sabe si el que convive con él ya ha cometido este pecado contra su amistad!!!

»No codiciarás la casa de tu prójimo: no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo» (Éxodo 20:17).

¡Cuántas veces ingenuamente invitas a alguien a una comida o cena en tu propia casa, pues estimas y valoras mucho su amistad. Pero, con el paso del tiempo, ¡descubres que tus invitados que trajiste a la casa observaban todo lo que tenías con envidia y codicia! Ellos salieron de tu casa comentando eso. Mientras querías el bien de ellos, ellos deseaban todas tus cosas.

Basta ver la manera que tus invitados observan (con que semblante miran) a algunas cosas de tu casa. ¿Es con naturalidad, con alegría, como si fuera algo normal? ¿o miran a tus pertenencias con espanto, con amargura, con ojos de deseo? pues, ¿por qué aun tienes “amigos” así?

“- ¿Y qué vieron en tu palacio? – preguntó el profeta.

– Vieron todo lo que hay en él – contestó Ezequías-. No hay nada en mis tesoros que yo no les haya mostrado.

 Entonces Isaías le dijo:

– Oye la palabra del SEÑOR Todopoderoso: “Sin duda vendrán días en que todo lo que hay en tu palacio, y todo lo que tus antepasados atesoraron hasta el día de hoy, será llevado a Babilonia. No quedará nada – dice el SEÑOR-. Y algunos de tus hijos y de tus descendientes serán llevados para servir como eunucos en el palacio del rey de Babilonia” (Isaías cap. 39).

¿CÓMO PROTEGERSE Y VENCER LA CODICIA?

lee mi próximo post: CÓMO VENCER LA TENTACIÓN QUE ME ASECHA

P.H.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s