“Palestinos planeaban hacer HOY el mayor atentado de la historia”

Terror Tunnels - Alan DershowitzEn su libro Túneles del Terror, el autor Alan M. Dershowitz, revela el plan palestino de realizar el mayor atentado terrorista de la historia en la tierra de Israel justo en el día de hoy, cuando se conmemora el año nuevo judío.

Todos los túneles ya descubiertos y cohetes que fueron lanzados contra Israel en estos últimos meses, la verdad estaban siendo todos preparados para ser disparados en un mismo día. El día sería hoy, 24-25 de septiembre de 2014. Según informaciones filtradas, el ataque prometía ser 100 veces peor lo que fue el 11 de Septiembre en EEUU.

Israel sin todavía saber del plan de terrorismo, realiza una ofensiva contra los terroristas en Gaza y termina descubriendo sus planes.

Además, el grupo terrorista Estado Islámico, ya planeaba, unido con otras facciones musulmanas, una marcha sangrienta hacia Jerusalén para tomarla y expulsar todos los judíos de su territorio. Según siempre prometen, iban a ahogar todo pueblo de Israel en el mar.

Fragmento del libro (http://www.gatestoneinstitute.org/author/Alan+M.+Dershowitz):

“””””El 13 de junio de 2014, el comandante de la División de Gaza de las Fuerzas de Defensa de Israel me llevó a un túnel de Hamás recientemente descubierto por un rastreador beduino que sirve en las FDI. El túnel era un búnker de cemento que se prolongaba varios kilómetros desde su entrada en la Franja de Gaza hasta su salida cerca del jardín de infancia de un kibutz israelí….

En cuanto bajé al túnel me di cuenta de que Israel no tendría más remedio que llevar a cabo acciones militares para destruirlos. Israel tenía una respuesta tecnológica –aunque imperfecta– para los cohetes de Hamás; su sistema Cúpula de Hierro fue capaz de destruir aproximadamente el 85% de los cohetes lanzados por el movimiento islamista contra los centros de población israelíes. Además, podía atacar lanzaderas de cohetes desde el aire mediante sofisticadas bombas guiadas por GPS. Pero no tenía una respuesta a esos túneles del terror. Posteriormente, los medios informaron de que Hamás podría haber estado planeando una masacre para Rosh Hashaná [el Año Nuevo judío], en la que cientos de terroristas habrían surgido simultáneamente de decenas de túneles y asesinado a cientos, cuando no a miles, de civiles y soldados israelíes. Si esa información fuera cierta –y en Israel muchos creían que lo era– la masacre del Rosh Hashanah habría equivalido a cien 11-S en Estados Unidos. Aunque fuera una exageración, definitivamente los túneles le conferían a Hamás capacidad para sembrar el caos entre los ciudadanos israelíes. Hubo otras informaciones sobre planes de ataque a través de los túneles. Como dijo un vecino de Sderot: “Solíamos mirar al cielo con miedo, pero ahora miramos al suelo”.

Para mí, las únicas cuestiones eran cuándo atacaría Israel, cómolo haría, si tendría éxito y quéconsecuencias habría. ¿Acaso alguna nación puede tolerar semejante amenaza contra sus ciudadanos? ¿Hay algún país que, a lo largo de la historia, haya permitido que se excaven túneles bajo sus fronteras, los cuales permitirían que escuadrones de la muerte actuaran contra su pueblo?

Discutí estas cuestiones con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en una cena celebrada en su casa algunos días después de mi visita al túnel, y quedó claro que el Gobierno llevaba preocupado por la amenaza que esos túneles del terror suponían para la seguridad desde que dichos túneles se usaron para secuestrar al joven soldado Guilad Shalit y asesinar a dos de sus compatriotas.

Resulta irónico que fuera justo mientras estábamos en el túnel cuando nos enteramos de que habían secuestrado a tres estudiantes de instituto israelíes. Su secuestro –que Hamás reconoció ser obra de agentes suyos– y asesinato fue el inicio de lo que se convertiría en la operaciónMargen Protector, que concluyó con la destrucción de la mayor parte de los túneles. Este libro trata de esa operación y de por qué Israel estaba justificado legal, moral, diplomática y políticamentepara responder a los peligros que suponían los túneles y los ataques de cohetes que precedieron y siguieron al descubrimiento de los mismos. También trata de por qué tantos miembros de los medios de comunicación, del mundo académico, de la comunidad internacional y del público en general parecen cerrar los ojos ante el peligro que plantea Hamás y culpan a Israel de acciones que ellos mismos exigirían a sus propios Gobiernos si se enfrentaran a amenazas comparables.

De hecho, Estados Unidos está liderando ahora una coalición de naciones en un intento dedestruir al Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), empleando muchas de las mismas tácticas militares por las que algunas de esas naciones criticaron a Israel.

Creo que la reacción de “culpar a Israel” tiene graves consecuencias, no sólo para el propio Israel, sino para la población de Gaza y para el mundo democrático en general. Culpar a Israel sólo anima a Hamás a repetir su “estrategia del bebé muerto”, y a otros grupos terroristas a imitarla. Esta estrategia, que ha resultado efectiva, funciona así: Hamás ataca a Israel con cohetes o a través de los túneles, obligándole con ello a responder –como haría cualquier democracia– para proteger a sus ciudadanos. Como el movimiento islamista palestino lanza sus cohetes y excava sus túneles desde zonas de alta densidad de población civil, y no desde las numerosas zonas despobladas de la Franja de Gaza, el resultado inevitable es que un número significativo de civiles palestinos resultan muertos. Hamás fomenta este resultado, porque sabe que los medios se centrarán más en las fotos de bebés muertos que en la causa de su muerte: es decir, en la decisión de los terroristas de usar a esos bebés y a otros civiles como escudos humanos. El movimiento islamista muestra rápidamente a los bebés muertos para que los vean en todo el mundo, al tiempo que evita que los medios muestren sus lanzaderas de cohetes y sus túneles situados en zonas densamente pobladas. El mundo se indigna ante los civiles muertos y culpa a Israel de sus muertes. Eso no hace sino animar a Hamás a repetir la estrategia del bebé muerto tras unos alto el fuego de breve duración, durante los que sus miembros se rearman y reagrupan….”””””

Feliz año nuevo a Israel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s