Características de un hijo de Dios – Dificultades

¿POR QUÉ PARA MÍ TODO ES MÁS DIFICIL?

Uno de los rasgos más evidentes que se reconoce en un hij@ de Dios es justamente ese: Las Dificultades que enfrenta en su vida.

No es así con los hij@s de la carne, tampoco pasa eso con los hij@s de satanás. Jesús dijo que el diablo no expulsa el diablo, él no lucha contra sí mismo. Por el contrario, si el diablo nota que tienes ideas que le interesan, él te va a apoyar mucho. Estarás a servicio de satanás y tendrás su ayuda. Todo te será más fácil.

Fue así que el diablo tomó posesión de muchas iglesias: Él sembró en el campo de Dios la cizaña. Él la hizo crecer más que el trigo. Él llenó el campo de cizaña y como dijo Jesús: YA NO SE PUEDE MÁS QUITARLA DE AHÍ. Eso será hecho apenas en la consumación del siglo (Mat.13:28-30). Si crees que la cizaña del campo saldrá y todo se va a restaurar, es porque no conoces la Biblia. Infelizmente, nos tocará convivir con la soberbia de la cizaña hasta que Dios haga la separación final. Tendremos que aun ver por algún tiempo la cizaña creciendo extrañamente y presumiéndose que ella sí crece. Mientras eso, el trigo estará encorvado por el peso que trae. Veremos lo que pasará cuando venga el Señor de la Mies. La cizaña por fin será quemada.

“SOY DE DIOS Y AÚN NADA… MIENTRAS LOS MALIGNOS PROSPERAN”

¡Cuidado! El único arrepentimiento malo es arrepentirse de haber sido justo (Mateo 11:6).

El salmista dijo que había sufrido una grande tentación en su vida. Él escribió que:

“En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies;
Por poco resbalaron mis pasos.
Porque tuve envidia de los arrogantes,
Viendo la prosperidad de los impíos”
(Salmos 73:2-3)

Cuándo un hijo de Dios mira (o es enseñado a mirar) a la vida de los incrédulos, a los hijos de la carne y del diablo. Él está expuesto a la tentación y lazo del diablo. Es lo mismo que enseñar a alguien a mirar a una mujer con intención impura. Eso es hacerle una invitación a la tentación. Si eres enseñado a comparar tu vida con la de los impíos, estás siendo enseñado a tropezar.

Existe una estrategia que usan para despertar tu indignación: Hacerte compararse con otros que no sirven a Dios. Eso no ayuda para nada, pues lo que despierta es la envidia del corazón (Marcos 7:21-22).

OJO: La envidia siempre nace de una comparación – “¿Por qué él tiene y yo no tengo?… Por qué ella es y yo no soy? ….etc”.

Acuérdate que los hijos del diablo tienen la ayuda del príncipe de este mundo. El que llevó a Cristo al monte y le mostró las riquezas y gloria de este mundo (Lucas 4:5-7) también te ofrecerá ayuda. Rápidamente, satanás te puede poner en la gloria, pero habrás vendido tu alma. Ya no entrarás en el Reino.

LOS VERDADEROS HIJOS SUFREN DIFICULTADES TAL COMO JESÚS, EL PRIMOGÉNITO.

En todo somos parecidos a Cristo: en las dificultades, pero también en el triunfo. Somos más que vencedores. No aceptamos la derrota, pero jamás huimos de las luchas.

Si nuestro Padre no escatimó a nuestro “Hermano mayor”, ¿nos escatimará a nosotros? (Hebreos 5:8). Nuestro Padre no evitará que pasemos luchas e injusticias. A sabiendas que el que comete injusticia no hace parte del Reino de Dios.

Si para ti todo parece más difícil. ¡Alégrate! Sabes que al fin tendrás victoria. Siempre saldrás vencedor. Sin embargo, tienes el mundo en tu contra, el diablo y tu propia carne. Te toca cruzar el camino angosto, pasar por la puerta estrecha y estar cargando la pesada cruz. Pero, no mires a los que están a la margen del camino burlándose de ti. No mires a los que prosperan y caminan como un pavo real. ¡Alégrate con estas palabras!:

“No os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría. Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros. Ciertamente, de parte de ellos, él es blasfemado, pero por vosotros es glorificado.
…Así que, ninguno de vosotros sufra como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entremeterse en lo ajeno; pero si alguno sufre como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello… … el justo con dificultad se salva… De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador, y hagan el bien
” (1 Pedro 4:12-19).

Si eres fiel hij@ de Dios y tienes dificultades constantes en tu vida, todo indica que en vez de ser un desdichado, un no-bendecido o endemoniado (como muchos dicen), eres el precioso Trigo de Dios que luego será recogido al Granero.

20140422-013929.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s