El Perdón: Olvidar con el corazón

Que es perdonarDurante la vida hemos sufrido muchas injusticias, persecuciones, calumnias, etc. Muchos fueron víctimas de decepciones fuertísimas como la traición de la pareja, una violación, una traición familiar, la muerte de un ser  querido, la quiebra financiera, la frustración de sus proyectos, etc.

Lo peor de eso es que al hombre (mujer) natural, le suele cargar estos pesos del pasado para su presente y eso le va a condenar su futuro con muchas otras derrotas.

¡OJO! TÚ PUEDES ESTAR CONDENADO A LA DERROTA ANTES MISMO DE COMENZAR A LUCHAR

Si cargas estas miserias antiguas y no las supera, de nada sirve que entres en nuevas batallas o desafíos. Jamás serás feliz si no hayas vencido EN TU CORAZÓN la derrota del pasado.

Un ejemplo fácil de entender eso son las personas que sufrieron decepciones amorosas y que contrajeron un trauma de intentar una nueva relación. Eso solo se puede curar con EL PERDÓN.

Personar es olvidarse. Pero, el daño puede haber sido tan fuerte emocionalmente que puede ser casi imposible olvidarse mentalmente, o sea, LA MENTE NO SE OLVIDA, así que, es ésta la gran prueba del perdón:

¿AÚN QUE SI LO ACUERDES MENTALMENTE SIENTES DOLOR?

Si dices que sí sientes dolor, es porque no perdonaste.

Hay muchas cosas malas que sufrí en mi vida, en el mundo, en casa, en la iglesia, pero aunque me las recuerdo con la mente (quisiera que no), pero mi corazón YA NO SIENTE DOLOR.

EL PERDÓN es una decisión del corazón de liberar al otro (a) del deseo que tenemos que pague por lo malo que causó. Perdonar es decir: “¡Fulano está liberado! Así es… Yo le libero perdón… No quiero que le pase nada de malo”.

Perdón NO significa que debes volver a confiar, pero significa que tú ya no vas a echar en cara de ella nada del pasado. Ya no más vas a desear que algo de malo de pase.

Perdonar NO ES DARLE EL CUCHILLO NUEVAMENTE. Pero, perdonar es cuándo ya no siento las “cuchilladas” que me dieron ayer.

Observa cómo las personas reaccionan al hablar o comentar algo de su historia pasada. Generalmente caen en llanto o se desfigura el semblante. Eso es una malísima señal.

Si quieres saber de verdad sigas perdonado a todos de corazón, basta acordarse con la mente de las cosas más tristes que hayas sufrido; al acordárselas, nota si sientes o no un dolor en tu corazón. Si sonríes y dices: “Ya no me duele más eso…”, seguramente has perdonado.

Pero, si sientes dolor, si vuelves a llorar o a estar airado  es porque no le diste perdón. Y tu propia alma sufrirá mucho más en el infierno que lo que esta persona te hizo sufrir. ¡No vale la pena

“Así también mi Padre celestial hará con vosotros, si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas” (Mateo 18:35)

LEE TAMBIEN: CÓMO PERDONAR

Compártelo en tu FACEBOOK, TWITTER, EMAIL… 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s