¡BUSCO A INÚTILES!

Él era un fugitivo que temía que lo matasen a causa de algo malo que había hecho, no lo menciona la carta porque ciertamente todo se había sido perdonado, sin embargo, Onésimo, cuyo nombre o tal vez el apodo significa INÚTIL, cargaba un histórico de regaños, críticas y malos tratos como todo esclavo en su época sufría.

Este muchacho asustado corre a buscar auxilio a la única persona que le podía socorrer. Onésimo, va a la cárcel, adonde estaba aprisionado el mayor de los apóstoles: Pablo.

Allí, arrepentido, busca ayuda en el hombre de Dios que lo enseña, lo convierte, lo discípula y sorprendentemente hace de él un grande siervo de Dios.

¡Cómo es increíble el don que VERDADEROS hombres de Dios poseen en hacer de personas que son consideradas inútiles grandes instrumentos para el Reino de Dios!

Al terminar la obra, el apóstol envía de regreso el antiguo esclavo y junto lo hace llevar consigo una carta. A lo mejor, la más importante epístola a todos los que pretenden participar de la Obra de Dios: La epístola a Filemón, el señor de Onésimo, el esclavo inútil. En ella las Sagradas Palabras:

10 Te ruego por mi hijo Onésimo, a quien engendré en mis prisiones, 11 el cual en otro tiempo te fue inútil, pero ahora a ti y a mí nos es útil. 12 Te lo envío de nuevo. Tú, pues, recíbelo como a mí mismo.

13 Yo quisiera retenerlo conmigo, para que en lugar tuyo me sirviera en mis prisiones por causa del evangelio. 14 Pero nada quise hacer sin tu consentimiento, para que tu favor no fuera forzado, sino voluntario.

15 Quizá se apartó de ti por algún tiempo para que lo recibas para siempre, 16 no ya como esclavo, sino como más que esclavo, como hermano amado, mayormente para mí, pero cuánto más para ti, tanto en la carne como en el Señor.

17 Así que, si me tienes por compañero, recíbelo como a mí mismo. 18 Y si en algo te dañó, o te debe, ponlo a mi cuenta. 19 Yo, Pablo, lo escribo de mi mano: yo lo pagaré (por no decirte que aun tú mismo te me debes también). 20 Sí, hermano, tenga yo algún provecho de ti en el Señor, conforta mi corazón en el Señor.

21 Te he escrito confiando en tu obediencia, sabiendo que harás aun más de lo que te digo. 22 Prepárame también alojamiento, porque espero que por vuestras oraciones os seré concedido.

¡Personalmente confieso que esta carta fue leída un día por un grande hombre de Dios que pasó en mi vida y dejó sus huellas en mi corazón! El autor de este blog era nada más, nada menos que un INÚTIL para Dios que nada sabía y seguramente era un caso perdido en la Iglesia. Sin embargo, el Espíritu Santo usó a un “apóstol Pablo” que me hizo nacer de Dios y para Dios. ¡Aquí estoy!

Este hombre de Dios, al verme, notando que era un inútil, no comenzó a decirme palabras que me acabarían de matar o destruir mi poca fe. Él no me agredió, él no me ofendió. Al contrario, él invirtió en mí confiando en su propia obra de hacer discípulos al Espíritu Santo. Él supo valorarme sin mimar. Él me enseñó que la Obra de Dios no se hace, o no se crece, usando política. Él me enseñó que no debía yo agradar a hombres sino a Dios. Él me enseñó que un alma es más importante que toda cuantidad de dinero del mundo. Él me enseñó que fe no se transmite agrediendo a las personas con sus palabras, sino echando ganas y demostrando que sí se puede. Él me enseñó con su propio ejemplo, no apenas con palabras, a vivir una vida de sacrificio y dependencia de Dios. Él me enseñó a orar y ayunar para confrontar a demonios. Él me enseñó que si quisiera ser grande un día, me tocaría soportar persecuciones y calumnias hasta mismo de mis hermanos. Él me enseñó que al recibir un elogio debería humillarme en oración en la taza del baño. Él me enseñó que al recibir un reproche que diera Gloria a Dios. Él me enseñó a no ostentarme en cima de un altar. Él me enseñó a valorar a los menos favorecidos de la Iglesia. Él me enseñó a cuidar a los mendigos, a los apestosos, a los enfermos, a los más pecadores. Él me enseñó que todos somos diamantes brutos que necesita tallar.

ACTUALMENTE ESTOY BUSCANDO A HOMBRES, MUJERES, JOVENES, ANCIANOS, PARA HACERLES ÚTILES PARA LA OBRA DE DIOS.

QUIERO QUE HAGAMOS ALGO MUY GRANDE EN MÉXICO Y NECESITO QUE TÚ ME AYUDES A “JALAR ESTAS REDES”.

Si lees este mensaje, es bueno que sepas que, por más inútil que digan que eres, yo me comprometo en ayudarte a servir a Dios, ¡y no a los hombres! Yo me dispongo con todas mis fuerzas y fe a hacer de ti un grande hombre o mujer de Dios. Apenas necesito tu consentimiento.

De un amigo, Helio Colombe

heliocolombe@me.com

Anuncios

7 comentarios en “¡BUSCO A INÚTILES!

  1. Pingback: ¡Aleluya! « Blog de Helio Colombe

  2. yo apenas estoy aprendiendo solo se que yo a quien busco es a Jesucristo y a quien sirvo es a Dios pero que si estoy leyendo esto estoy segura que es por obra del espiritu santo y no se que tan util puedo ser para dios quiero aprender mas de Dios aqui estoy pastor

  3. Hola pastor me toca en lo mas profundo de mi ser estas palabras, es cierto muchas veces, somos excluidos o nos hacen a un lado por que dicen este no sirve para hacer la obro pues desafortunadamente hay muchos personas que estan en la carne.

    Siempre tratan de apareser tratando de agradar al hombre.

    Mas el Espiritu Santo toma a ese inutil i lo capasita muchas veces sin tener un cargo es mas usado que uno que tiene un cargo. puas el solo trata de agradar a Dios.

    por tanto acepto su invitación.

    Pues Dios me revelo desde que llego a Mexico que usted tiene un espiritu diferente ademas de ser un hombre de Dios.

    Pues a un recuerdo sus palabras dichas en un servicio dijo asi.

    Dios si no boy ha ser la diferencia en este pais no dejes que este avion llegue.

    Saludo.

    Att. JOse Enrique Perez

  4. Hola pastor! me hizo llorar su tema, al darme cuenta que soy una inutil ahora, al dejar mi trabajo con mis hernanos los alcoholicos, por ir a conquistar cosas materiales, con gusto y humildad acepto su ayuda para servir a DIOS y no al hombre. DIOS LO BENDICE Y LO GUARDE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s