ENCRUCIJADAS EN LA MENTE

El éxito depende más de como lidiamos con los conflictos (luchas interiores) de la vida que con las batallas exteriores. A principio, nombré a este post como: “Las encrucijadas de la juventud”, pero al terminarlo noté que ¡las “encrucijadas” atraviesan a muchas edades hasta alcanzar a los más grandes! La pregunta principal es ¿Qué hacer con los conflictos de la temprana edad, asimismo en las decisiones difíciles que siempre nos presenta la vida? Creo que esta reflexión ayudará mucho a mis amigos lectores…

Siempre callado y con raras variaciones de humor, además de una inmensa confusión sobre casi todo lo que pasa en su corta vida, así es el día a día que lleva el joven Pepe.

Pepe es un recién cristiano que en su trabajo y escuela se siente como un completo extraño ya que es el único joven cristiano que está ahí. No tiene amigos con quien pueda compartir sus pensamientos o platicar. Aun en su propio hogar, es malinterpretado, criticado constantemente, muy cobrado por sus padres que exigen mucho del muchacho por ser este el “religioso de la casa” y que le toca vivir dentro de una conducta muy estricta.

Es mucha presión sobre Pepe que apenas en su iglesia encuentra paz con los demás y motivación para seguir su vida. Por algunas veces, se cuestiona si va a la iglesia por placer o como una huida de tantos fantasmas que lo esperan en casa, en la universidad y en el trabajo.

Pero, los conflictos que lo atormentan son preguntas sin respuesta como:

No tomes decisión hasta que todo te quede claro...

– ¿Será que estoy haciendo lo correcto?

– ¿Qué debo ser en el futuro?

– ¿Ya debo casarme? ¿Con quién? ¿La amo suficiente?

– ¿Todos sienten lo que siento?

– ¿Qué puedo hacer con el dinero que gano?

– ¿Debo ser serio? ¿Es malo ser juguetón?

– ¿Debo encarar a mis papas o someterme a todo?

– ¿Hasta qué punto debo involucrarme con personas que no poseen la fe que tengo?

– ¿Cómo responder a tantas cobranzas, exigencias, persecuciones, burlas y preguntas difíciles?

Realmente, Pepe pasa por una fase difícil que todos la atraviesan una vez o otra. De veras, el que no pasa por tantas “confusiones interiores” no debe ser un verdadero cristiano o realmente no está para marcar la diferencia en alguna cosa. Él sigue siendo el mismo y nunca probó de una experiencia de transformación como la que trato aquí.

Con seguridad puedo decir (ya que el autor ha vivido para Dios desde sus 15 años), que todo comienzo es la parte más complicada. Sea en la vida cristiana, en el matrimonio, trabajo nuevo, estudios, etc.): Aun no tenemos la debida experiencia y raíces fuertes por ser todavía novatos.

En el inicio de la vida cristiana nos suele ser muy exigente con nosotros mismos, perfeccionistas, estamos siempre juzgándonos y criticándonos, evaluando a nuestra condición espiritual por aquello que sentimos, nuestra personalidad aun no está formada, nos confundimos mucho con las elecciones que tomamos, en fin, es una era de tremendas dudas.

Pero, ¿cómo debemos ser?

1) Esta es una pregunta que no deberías nunca hacer. Debes apenas ser lo que eres, sin apurarte por nada. Tu carácter debe ser realmente cristiano, sin embargo, tu personalidad y tu temperamento, o sea, tu manera de ser, no tiene que ser igual a la de nadie. No necesitas luchar para imitar a fulano o mengano. Si Dios nos da libertad para que cada uno sea distinto de los demás es porque Él no quiere que seas igual a nadie, en su personalidad. Sin embargo, lo que dice respecto a la moral y al carácter realmente debes luchar para ser la imagen y semejanza de Cristo (el único perfecto).

2) Has cargado un peso de muchas exigencias y cobranzas. Realmente es difícil tener a todos los ojos puestos encima. Pero no pienses que Dios te pone cargas más pesadas que tus fuerzas. No puedes exigirte algo que aun no es tiempo. No pienses que la madurez ocurre de la noche a la mañana. Vive tu presente no tu futuro. Disfruta a cada momento con sabiduría, con el humor y fuerza que tienes.

¿En cuál de las alternativas "ves" a un horizonte más amplio?

3) Cuestiones sobre tu futuro: Voy a ayudarte a pensar por ti mismo usando a algunas preguntas que debes saber responderlas muy bien antes de “elegir al tren en el que viajarás”…

¿Cómo sé que tengo vocación para algo? 1ro.: Anhelas a eso. 2do.: Te sientes bien (te gusta, tienes placer por/con) lo que haces. 3ro.: Ves que tienes un buen desempeño en eso.
¿Aún estás dividido? No tomes decisión hasta que todo te quede claro.
¿En cuál de las alternativas “ves” a un horizonte más amplio?
Si te imaginas de esta manera ¿cómo te sientes? ¿Realizado o frustrado? ¿Detenido o libre? O sea, ¿Cómo te sientes al soñar?
¿En qué te desarrollas mejor y con mayor alegría?
A lo que llamas de “oportunidad”, de veras ¿es lo qué te dará más satisfacción?

Sobre el miedo y la valentía: No hay nada que ver con Llamado, muchos que tenían miedo de meterse en algo, aun así se arriesgaron y les salió bien. Igualmente, si tienes valor para algo, ¡adelante! Sobre sentimientos, trataremos a continuación.

4) Date a respetar. Aunque no es correcto hacer frente a tus padres, pero asegúrate que ellos no rebasen al límite de respeto que deben tener por ser tú Alguien y no algo. Y que se diga de paso: ¡Alguien especial! No mejor ni peor, pero separado por Dios y para Dios. Evita a lo máximo dar motivos para críticas y regaños.

5) Nunca te bases en tus sentimientos: En esta fase de la vida, los sentimientos son muy turbulentos. Si necesitas de un “espiritómetro”, ya tienes tú a la Palabra de Dios y a tu consciencia. Apenas pregúntate al sentirte confundido: “¿Está ello de acuerdo con la Biblia?” y: “Qué me dice mi consciencia: ¿Está tranquila o me reprueba?”. Es todo. Sigue adelante sin condenarte por lo que dicen o por tus propios sentimientos. Eso que te enseño se llama fe racional.

6) ¿Cómo responder? – ¿Nunca pensaste que tú NO TIENES QUE RESPONDER a lo que NO quieres? Tú no estás obligado a responder a lo que no sabes o a dar explicaciones a personas que no merezcan. Nadie es obligado a tener respuesta a todo y a todos.

7) Seriedad NUNCA significó espiritualidad: La mayoría de las personas demasiadamente serias que conocí, pasado un tiempo, descubrí que eran grandes hipócritas. Dios nos dio sentido de humor. La religiosidad lo quiere quitar. El Reino de Dios no es un “lugar” de luto o caras largas. En el Reino de Dios hay alegría (fruto del Espíritu Santo). Sé alegre. Sé feliz. Sonríe lo más que puedas y hasta sin motivo si lo prefieres. Por supuesto que, algunos que parecen ser serios, son en verdad, un poco tímidos o desconfiados hasta que se sueltan…

8 ) En tus decisiones no tengas dudas. Sepas que es mejor el arrepentimiento por haber hecho algo que no salió bien, que el remordimiento, que es la tristeza de NO haber hecho NADA.

El verdadero AMOR se madura y se fortalece con el paso de los años

9) Vida amorosa es un tema más cauteloso, pero no asustador: Conoce bien a la persona pero nunca con un espíritu demasiado crítico, pues nadie es perfecto, y tú menos. Sin embargo, algunos requisitos son indispensables para una relación duradera: Tener la misma fe y pretensión que la tuya (visión, llamado, propósitos…); ser alguien que realmente te dé gusto de estar cerca de ella y que la extrañas cuando no está; hasta puede ser que haya algunos conflictos de pensamiento, pero jamás algo del tipo “hacer frente” o mostrarse agresivo; ser compatible en ideas, edad y personalidad; y por en cima de todo, tener un compromiso con Dios y temor a Él independiente del tuyo. Repito: No estés preocupado con sentimientos, pero sepas que el verdadero AMOR se madura y se fortalece con el paso de los años… En el inicio es pura atracción física y “química sentimental” (que por supuesto, no debe dejar de existir).

10) Relaciones extra-religiosas: Puedes involucrarte con personas que no tengan la misma fe hasta al momento que esta “amistad” no interfiera en tus principios y padrones morales y espirituales. Siempre tendrás que trabajar, estudiar, platicar con personas diferentes. ¿Es arriesgado? sí lo es. Pero hay que tomar en cuenta que la vida ya es un grande riesgo y siempre lo será. Constantemente compárate a cuando no tenías amistades con nadie y mantente siempre dentro de un padrón propio de espiritualidad y carácter.

Algunas evidencias de la madurez:

  • Cuándo sepas manejarte ante todo el tipo de persona;
  • Cuándo tengas conceptos bien fundamentados y no te influencies con nadie;
  • Cuándo no te dejes llevar por emociones, sino por la fe racional;
  • Ya eres totalmente independiente de opiniones y juicios ajenos a lo que se refiere a la fe y a decisiones de tu vida personal.

En fin, ya eres alguien que sabes oír a la voz de Dios y no la del hombre sea este “santo” o pecador.

Después escribiré con más detalles a los que se suscriban a este blog, sobre:

– Toma de decisiones.
– Cómo llegar al éxito en la vida amorosa.
– Harmonía emocional y espiritual.
– Riesgos certeros en los negocios.
– Arreglando a problemas matrimoniales.
– La prueba para evaluar ideas o argumentos
– Cómo estructurarse para grandes retos de la vida

etc….

PERO: ¡HAY QUE REGISTRARSE EN ESTE BLOG!

Además, publícalo en tu Facebook y Twitter

Bye…

Anuncios

Un comentario en “ENCRUCIJADAS EN LA MENTE

  1. BUENAS TARDES PASTOR HELIO LA VERDAD ES QUE ESTE Y TODOS SUS MENSAES ME HAN AYUDADO A SALIR ADELANTE TODOS SUS CONSEJOS PARA MI SON MUY VALIOSOS Y SUS ORACIONES AUN MAS QUE DIOS LO BENDIGA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s